A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  nene con telescopio

novedades

 

 

 

Barba Azul

Barba Azul

Charles Perrault / Christoph Wischniowski (Texto / Ilustraciones)

Clásicos, 2012
Tapa cartoné; 15,5 x 21 cm, 42 pp.

$ 00,00 Comprar

 

 

 

Una llave hechizada es la frontera con el gabinete prohibido. Una tras otra, las esposas de Barba Azul han desoído la amenaza de no traspasar esa puerta. A pesar de las advertencias, la curiosidad ha sido más poderosa; el castigo, la muerte. ¿Respetará la prohibición la nueva esposa?

 

  Barba Azul

Su barba azul lo hace aparecer como un candidato extraño, huraño. No obstante, es tan inmensamente rico que la madre de las hermanas cree que puede ser un buen marido.

 

 

 

De hecho, varios días de fiestas y agasajos convencen a la menor de las hermanas de que Barba Azul será un buen marido... y lo es, aunque no por mucho tiempo.

Barba Azul

 

 

  Barba Azul

Cuando Barba Azul debe hacer un largo viaje, deja en poder de su mujer un manojo de llaves para acceder a toda la mansión y sus tesoros. Anima a su esposa a que invite amigas, celebre, festeje, se divierta, use toda la vajilla de oro, pero le impone una única condición: por nada del mundo, por ningún motivo, debe utilizar la pequeña llave que abre el gabinete prohibido.

 

¿Puede ser tan grave desobedecer a Barba Azul?

 

Las ilustraciones de Cristoph Wischniowski nos hacen olvidar las almibaradas versiones conocidas. Aquí el miedo se convierte en terror y repulsión, y los sugerentes cuerpos muertos mencionados en el texto, en un horripilante museo de cadáveres.

 

  Barba Azul

 

¿A quiénes va dirigido este libro?
Una historia bien conocida con una aparente sencillez, pero que en esta versión ilustrada muestra cierto sadismo. Para lectores que no se asusten al ver cuerpos desnudos, de tinta y papel.

 

 

Atrapados

Atrapados

Oliver Jeffers

Los Especiales de A la orilla del Viento, 2012
Tapa cartoné; 23 x 31 cm, 32 pp.

$ 00,00 Comprar

 

 

 

 

Una cometa queda atrapada en la copa de un árbol. Floyd, su dueño, empezará a arrojar objetos de todos los tamaños para tirar abajo la cometa, pero inexplicablemente todo lo que lance quedará atrapado en lo alto.

 

  Atrapados

 

Todo comienza cuando la cometa de Floyd queda atrapada en un árbol. A pesar de sus intentos, no logra desengancharla. Entonces comienza a arrojar cuanta cosa encuentra en su camino: los zapatos, su gato, la escalera del vecino, una lata de pintura, una silla, la bicicleta de su amigo, la pileta de la cocina, la puerta de casa, el coche de los padres, ¡al mismísimo lechero que pasa por ahí!, un bote, un buque, un rinoceronte, un camión, y por qué no, la casa de enfrente, un faro, una ballena curiosa y desorientada (¿qué hacía cerca de la casa de Floyd?).

Todo se queda atrapado.

 

 

Una historia divertida, hiperbólica, graciosamente exagerada. Página a página, este pequeño héroe de la desmedida arroja desde un zapato, pasando por una puerta, para detenerse sólo con un buque transatlántico.

Atrapados

 

 

Como en los relatos de origen oral donde los elementos se van acumulando y anulando, aquí el hilo conductor es Floyd, que protagoniza esta retahíla en la que a falta de “un chivo del cebollar” tenemos un montón de objetos protagonistas que debieran ocuparse de derribar la cometa y que, en cambio, sólo se apelotonan en la copa del árbol. Jeffers es un extraordinario contador de historias así que va dándole variedad, ritmo, movimiento (tiró, arrojó, lanzó…) y por momentos se ahorra la explicación y pone “seguro adivinarás lo que pasó”. Un autor que es cómplice de sus lectores.

 

  Atrapados

Jeffers juega a desconcertar al lector, hace chistes a partir de su credulidad. Cuando el lector cree que Floyd derribará el árbol con el serrucho que acaba de encontrar, el niño también lanza el serrucho hacia el árbol.

 

 

¿Hasta cuándo habrá lugar allá arriba
para más cosas?

Atrapados

 

 

¿A quiénes va dirigido este libro?
Jeffers tiene muchísimos seguidores enamorados de su humor, de su ironía (El increíble niño comelibros), de la destreza de sus dibujos que cuentan enormes historias con trazos aparentemente sencillos (El corazón y la botella) y de la ternura sus personajes (Perdido y encontrado, Arriba y abajo). Para todos ellos, Atrapados será un bocadillo exquisito. Y para quienes aún no lo conozcan, encontrarán un autor que no tiene edad porque es un mago en el manejo del humor, que se disfruta y comprende desde los 2 hasta los 99 años.

 

 

El camino de los muertos

El camino de los muertos

Kevin Brooks

A través del espejo, 2012
14 x 23 cm, 267 pp.

$ 00,00 Comprar

 

 

 

 

Su hermana ha muerto, violentamente. Los dos hermanos -en apariencia tan distintos- saldrán a recuperar el cuerpo, a tratar de comprender qué pasó, a darle consuelo a su madre. Pero la manera de conquistar la paz puede ser muy violenta.

Cole y Ruben buscan vengar la muerte de Rachel, que fue violada y asesinada salvajemente en un paraje inhóspito, mientras visitaba a una amiga. No confían en la policía, sienten que no está haciendo todo lo necesario para aclarar el crimen y, sobre todo, para devolverles el cuerpo de su hermana, para que Rachel descanse en paz.

Los hermanos parecen agua y aceite. Cole es frío, calculador, reservado, violento, implacable, poderoso con los puños. Parece enternecerse sólo a través de las palabras de Ruben. Es un auténtico hermano mayor, sobreprotector, autoritario. Y Ruben es un chico especial: puede empatizar con la gente, puede ponerse en la piel de otros y muchas veces hace esto literalmente, su sensibilidad le permite ver a través de los ojos de los demás, vivir algo de la vida de los otros, sentir sus sensaciones y temores. Así fue con Rachel: esa noche él estaba junto a ella aunque hubiera estado en el desarmadero de autos donde vive su familia, él pudo ver y sentir lo que ocurría con su hermana a muchos kilómetros de distancia. Sintió su miedo, sintió su dolor, vio como su último aliento escapaba de su cuerpo. Como dice Rub, su mente va mucho más rápido que sus puños; en cambio, con Cole, sus puños piensan mucho más rápido que su mente.

Viajan los dos hasta el pueblo que vio morir a Rachel. Llevan todas las de perder: su padre está en la cárcel, la policía les ha advertido que los quiere lejos de la investigación. Cole parece siempre una bomba a punto de estallar; Rub se muestra débil y vulnerable. Para colmo son mestizos: no del todo gitanos entre los gitanos; impuros para todos los demás intolerantes. En Lychcombe, los pobladores son hostiles, peor aún, dan muestras de tener mucho que ocultar. Todos parecen ocultar algo o mucho, desde el más inofensivo, como la amiga de Rachel, Abbie, hasta el más sanguinario.

Para ir del pueblo al páramo deberán cruzar el Lychway, el camino de los muertos, un sitio que desde tiempo inmemorial es testigo de muerte y dolor, aunque también será testigo del nacimiento del amor y tal vez de una nueva vida para Cole, encarnada en Jess, una gitana pura.

Para derrotar a los que quieren liquidar el pueblo y a los violentos -obsecuentes que nunca faltan-, tendrán que estar muy unidos, confiar mucho en el otro y ser temerarios.

 

Otros libros del autor: Martyn Pig, Candy y Lucas.

¿A quiénes recomendamos El camino de los muertos?
A jóvenes desde los 12 años. El relato tiene un ritmo muy intenso -y también un poco violento-, así que atrapará a los buenos lectores y también a los menos entrenados.