A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  nene con telescopio

novedades

 

 

 

Olivia en Venecia

Jugar el juego de las formas

Ian Falconer

Los especiales de A la orilla del Viento, 2011
Tapa cartoné; 22 x 28 cm, 41 pp.

$ 63,00 Comprar

 

 

 

 

 

Llega el momento de las vacaciones, y Olivia y su familia se van a Venecia. Los lectores descubrirán la ciudad encantados mientras acompañan a la ingeniosa e infatigable Olivia en su paseo.

La familia se comienza a preocupar por el equipaje cuando descubre que Olivia quiere empacar sus esquíes acuáticos, sus patas de rana y hasta su esnórquel. ¡Es que ella sabe que Venecia suele tener problemas con el agua! También sabe que está rodeada de puentes, y que si quiere comer muchos helados, deberá pedirlos como gelato, así, en italiano.

 

 

 

 

Está totalmente fascinada por la ciudad. Deleitada. No hay vista que la deje indiferente. Ante ella aparecen los palazzos, el Gran Canal. Es más, está pensando seriamente que quisiera vivir en uno de ellos, sobre el Gran Canal.

 

 

Entre gelato y gelato, siguen avanzando hasta la Plaza San Marcos. Allí, Olivia queda impresionada por su belleza, y por la gran cantidad de palomas que se lanzan tras su maíz.

Siguen los gelatos.

Y otros cuantos gelatos más.

 

Llega el turno de las góndolas. El gondolero los lleva por un agradable paseo hasta que pasa justito debajo del Puente de Rialto, y el Puente de los Suspiros.

 

 

Olivia está extasiada, quiere llevarse recuerdos; mejor dicho, quiere un recuerdo perfecto. ¿Cómo encontrarlo? ¿Qué puede ser lo suficientemente magnífico? ¿Una góndola? ¿Una máscara? ¿Una chalina de encaje? ¿Una piedra que forma parte de un gran monumento histórico? Por lo visto, Olivia y su familia nunca olvidarán Venecia, y más seguro todavía, Venecia no podrá olvidar a Olivia.

 

Otros títulos de la serie

Olivia; Olivia… y el juguete desaparecido; Olivia recibe la Navidad; Olivia y su banda; Olivia salva el circo.

A quiénes recomendamos Olivia en Venecia

A los seguidores de este chispeante personaje y a todos los que quieran descubrir a una cerdita radiante, ingeniosa, ocurrente, tierna e imparable.

 

¿Están dormidos?

Jirafa africana

Constanzc V. Kitzing (Textos / Ilustraciones)

Ojitos pajaritos, 2011
Tapa cartoné, 18 x 18 cm, 32 pp.

$ 59,00 Comprar

 

 

Con curiosidad, Leoncito va recorriendo las cuevas, nidos y guaridas, y descubre que, de noche, casi todos -pero no todos- los animales duermen. ¿Quiénes están despiertos?

Un nuevo título de la colección Ojitos Pajaritos, una primera aproximación a la ciencia, pero sin perder el gusto por el juego.

 

 

Con la musicalidad de los juegos y cantos de acumulación que tanto gustan a los más pequeños, el personaje, Leoncito, va recorriendo las guaridas y los nidos de los distintos animales, para saber si ya están dormidos.

Se asoma a una madriguera y encuentra a todos los conejitos durmiendo. Mira para arriba (las patas son muuuy largas) y desde allá le contestan, las jirafas, que ya se durmieron. Luego da contra algo como una pared, grande y gris: es una elefanta que duerme junto al pequeño elefante.

 

 

Al pie de la arboleda, atisba un nido lleno de pajaritos, ¡también duermen! Se asoma al mar, ¡hasta el caballito descansa! Así que convencido de que todos duermen, llama a los búhos, pero estos están... bien despiertos. Tan despiertos que invitan a Leoncito a jugar, ¿será un buen compañero de juegos a esa hora?

 

 

 

Otros libros de la colección

¿Para qué usas la lengua?,¿Cómo es tu mamá?,¿Quién pasó por aquí?, ¿Por qué se esconden? y ¿Cómo es tu papá?

 

A quiénes recomendamos ¿Están dormidos?

A los pequeñitos, para incentivar en ellos su curiosidad por el mundo que los rodea, y a los mayores porque encontrarán buenos momentos para compartir.

Otros libros sobre animales

Animales al natural: un zoológico portátil, de Teruyuki Komiya y Toyofumi Fukuda; Quiero a los animales, de Flora McDonnell; ¡A trabajar!, de Los pelagatos; El libro apestoso, de Babette Cole; Otra broma de Élmer, de David McKee y toda la colección Ojitos Pajaritos, por supuesto.