A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  nene con telescopio

novedades

 

 

 

Jugar el juego de las formas

Jugar el juego de las formas

Anthony Browne y Joe Browne (Ilustraciones y texto)

A la orilla del Viento, 2011
Rústica; 23 x 28 cm, 240 pp.

$ 155,00 Comprar

¿Querés saber qué dijo la prensa?

 

 

A lo largo de trece capítulos, el artista repasa su vida, la familia, los temores, las convicciones artísticas y todo lo que lo llevó a elaborar un modo tan personal de concebir historias e imágenes que están entre las más amadas por los lectores.

En el capítulo uno, da cuenta de dos constantes vitales: el amor al rugby y un sentimiento de preocupación e inseguridad que, por otro lado, le ha permitido experimentar empatía con los niños. Los lectores podrán conocer si hubo un túnel en su niñez, y un Buster Narizotas, también.

 

 

 

Luego, llega el capítulo de su formación en la carrera de Diseño Gráfico, en la Escuela de Arte de Leeds. Y la muerte de su padre, de un infarto, que lo sumió en un estado de shock por mucho tiempo. De ahí su obsesión con lo mórbido, con la obra de Bacon y con la idea de la fragilidad del cuerpo humano.

Su trabajo de graduación, “El hombre es un animal”, condensaba su idea de que existe una estrecha relación entre el comportamiento animal y el humano. Concepto que sigue presente en toda la obra del autor. Gracias a esta fascinación por el cuerpo, el detalle, los órganos, se ganó la vida mucho tiempo como ilustrador médico, registrando con sus dibujos las complejas intervenciones en los quirófanos. Por suerte, la ilustración de tarjetas publicitarias lo salva de este trabajo tan estresante, y lo pone en contacto con los libros para niños.

 

 

 

 

  Una entrevista de trabajo con la editora de Hamish Hamilton, Julia MacRae, representó el verdadero cambio en su carrera, ya que ella supo valorar su potencial y guiarlo hacia la concreción de sus proyectos de ilustración de libros para niños. Así llegaron los primeros: A través del espejo mágico y Un paseo por el parque. Vendrían luego los dos de Osito, en los que no juega con el realismo ni con el surrealismo, sino con la historieta. Cuenta por qué Hansel y Gretel es uno de los libros que más orgulloso lo pone ya que los detalles ocultos comienzan a tener un sentido: es el origen de sus temas visuales recurrentes: barrotes, aves, sombreros, empapelados. Del mismo modo que inicia la incorporación de referencias a las grandes obras de arte como un sello personal.

 

 

  ¿Por qué dibuja tantos gorilas? Anthony Browne dedica todo un capítulo para explicar su atracción. Son fascinantes, muy parecidos a la gente, le recuerdan a su padre -ya que pueden ser inmensamente fuertes y agresivos, si la ocasión lo pide-, y pueden expresar también una gran ternura. Además -y esta pista se la dieron los mismos niños-, los gorilas muestran una cosa a simple vista y muchísimas más si se los mira con atención, igual que sus dibujos. Gorila, como otros de sus libros, está inspirado en hechos de su propia infancia. ¿Cuál es el origen de Willy? Willy, como el autor y en un sentido amplio todos los seres humanos, somos "chimpancés viviendo en un mundo de gorilas […] a menudo nos encontramos con situaciones en las que nos sentimos inferiores que la mayoría de las personas", cuenta el autor.

 

 

 
¿Qué representa la familia para él? El libro de los cerdos, El juego de las formas y Zoológico pueden llevar a una idea equivocada de lo que la familia representa para Anthony Browne. Si bien se siente inmensamente feliz con su familia de origen y con la que ha formado; no por ello deja de preocuparse por las familias, de interesarse por sus dificultades. Consciente de la controversia que generan los papás de sus libros, crea Mi papá, un homenaje diáfano y positivo a su padre, en el que una bata escocesa es la clave visual que recorre todo el libro.

 


Un tópico conocido en la obra del autor es el de las transformaciones, como en El túnel, Cambios, y muchos otros. Es otro modo de llamar al “juego de las formas”. Como soñar, que es una versión avanzada de este juego. Y del deseo de obtener un libro sobre los sueños y con alusiones al arte, aparecen Willy el soñador y Las pinturas de Willy.

 

 

 

 

  Su amor por los cuentos tradicionales lo ha llevado a ilustrar Alicia en el país de las maravillas, En el bosque, Hansel y Gretel, además de incorporar una enorme cantidad de referencias a personajes de cuentos maravillosos en otros libros, como El túnel.
En el bosque
tiene sus raíces en una experiencia personal, bastante traumática. Aun envueltos en lo onírico, los dibujos del autor nunca abandonan del todo el plano real. De hecho, Cosita Linda es la combinación de dos historias reales que lo impactaron profundamente y es al mismo tiempo una recreación de La Bella y la Bestia. Para completar la serie referida a los cuentos maravillosos, crea Los tres osos, una nueva versión de Ricitos de Oro.

 

 

El autor afirma -y los lectores asienten con convicción al terminar este libro-: "he tratado de hacer los mejores libros que he podido". Quienes lean esta autobiografía tendrán la certeza de estar frente a un autor personalísimo, sensible, de una calidez inestimable, que alienta a todos, chicos y grandes, a jugar el “juego de las formas” como una manera de vivir la vida.

 

 

 

Otros títulos de Anthony Browne

 

¿A quiénes recomendamos Jugar el juego de las formas?

A los especialistas en libros para niños y jóvenes, a los docentes, a quienes quieran comprender la génesis y desarrollo de este género, el libro álbum, que tanto da que hablar en el campo de la literatura infantil y, fundamentalmente, a los lectores de los álbumes de Browne, que podrán reencontrarse con esas lecturas, interpretadas desde su autor, como una respuesta vital.

 

 

Jirafa africana

Jirafa africana

Megumi Iwasa / Jun Takabatake (Textos / Ilustraciones)

A la orilla del Viento, 2011
Rústico, 15 x 19 cm, 70 pp.

$ 32,00 Comprar

 

 

 

 

Una jirafa, en medio de la sabana, se aburre tremendamente. Quiere conseguir amigos. Así es como decide escribir cartas a animales distantes. Cuenta con la ayuda de Pelícano, que será el cartero. Más allá del horizonte, Pingüino recibe y contesta las cartas. Surge así una amistad llena de sorpresas.

Carta a carta, nos vamos enterando de la historia de Jirafa, una jirafa africana que se aburría mucho y quería hacer amigos. Con tan buena suerte, que encuentra el anuncio de Pelícano, un pelícano también aburrido que quiere trabajar de cartero.

 

Jirafa le encomienda su primera carta:

“Esta carta es para tí, que vives más allá del horizonte. Yo soy una jirafa y vivo en África. Soy famosa por mi largo cuello. Y ahora, tú cuéntame algo sobre tí. Tu amiga Jirafa africana”.

 

 

El pelícano vuela, más allá del horizonte, y encuentra a foca, que se ocupa de llevar la correspondencia hasta el Cabo de las Ballenas. Foca va con la carta hasta donde está Pingüino, que en ese momento se encuentra charlando con el Profesor, una ballena increíblemente grande e increíblemente vieja, que es muy sabia.

 

 

A partir de la correspondencia, Pingüino y Jirafa van imaginando cómo es el otro. Pingüino tiene la difícil tarea de conjeturar cómo luce un animal de cuello largo (él que casi no tiene cuello); Jirafa, en cambio, trata de representarse cómo es un animal blanco y negro (se lo imagina como un tablero de ajedrez), con pico, que nada muy bien y que a pesar de tener alas, no vuela.

 

 

Tan amigos se hacen, tantas ganas tienen de conocerse, que deciden encontrarse. Jirafa se prepara para visitar a su amigo, pero le quiere dar una sorpresa: se disfraza de pingüino, mejor dicho, de lo que ella cree que es un pingüino.

Y de esa fiesta de bienvenida, no les podemos contar más, sólo les anticipamos que fue extraordinaria.

 

 

¿A quiénes va dirigido este libro?

A los que aman las sorpresas, las historias de animales y a los que alguna vez se aburren y creen que son los únicos.