A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  nene con telescopio

novedades

 

 

 

Cocodrilo va al dentista

¿Cómo es tu papá?

Taro Gomi

Los especiales de A la orilla del viento, 2010
Tapa cartoné; 22 x 22 cm, 36 pp.

$ 49,00 Comprar

Otros libros del autor

Asomando sus dientotes desde la tapa, vemos a Cocodrilo que, lejos de dar miedo, tiene miedo en sus ojos. ¡No es para menos! El pobrecito tiene dolor, mucho dolor. Digamos que tiene tanto miedo como dolor...

 



Cuando se ve la bocaza con tantos y tan grandes dientes no es difícil pensar qué doloroso debe ser para Cocodrilo tener dolor de muelas. Y el pobrecito casi no puede acercarse al consultorio dental. Para sorpresa de los lectores, al dar vuelta la página, uno se encuentra con Dentista ¡que tiene miedo!, "No quiero ir…pero debo hacerlo", se dice muy compungido.

 

 

No es broma, Dentista tiene miedo de verdad, imagina metiendo su mano en el fondo de la bocaza de Cocodrilo…y siente temor ¡quién no lo tendría! Cuando se encuentran, los dos se asustan. No es extraño que esto sea así, Cocodrilo tiene muchos dientes grandes, blancos, a la vista y Dentista tiene una tenaza y un taladro en sus manos (es que estuvo haciendo arreglos).

 


Cada uno irá a esconderse, Cocodrilo detrás de una planta, Dentista detrás de su sillón. Y a pesar de su miedo, los dos se proponen ser valientes y prepararse: "Estoy listo para lo peor", se dice cada uno a su turno. Pero como el miedo no es buen consejero, ante el dolor, Cocodrilo –que tiene una caries muy grande y no le debe causar mucha gracia que se la toqueteen– cierra la boca. ¡Ahora son dos los que sienten dolor!

 

 

Toda la historia ayuda a pensar la situación desde los dos puntos de vista, porque tanto Cocodrilo como Dentista tienen muy buenos motivos para sentir temor, y sobre el final llega una recomendación… ¡Hay que lavarse los dientes!

 

¿A quiénes recomendamos este libro?

A los más pequeños que empiezan sus visitas al dentista y a todos los que ya han cumplido más de 5 años y que siguen temiendo sentarse en el sillón del dentista y enfrentar el torno.