A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  nene con telescopio

novedades

 

 

 

Muerte de tinta

Muerte de tinta

Cornelia Funke (Ilustraciones y texto)

A la orilla del Viento, 2009
Rústica; 14 x 21,5 cm, 702 pp.

Fecha de aparición: Febrero 2010


¿Querés saber qué dijo la prensa sobre el libro?

 

 

Finalmente podremos conocer cómo termina la historia que comenzó con Corazón de tinta y continuó con Sangre de tinta, la trilogía escrita por Cornelia Funke.
En esta tercera parte, Meggi y sus padres, Mo y Resa, siguen en Umbra, en el Mundo de Tinta creado por Fenoglio; pero los seres que han llegado desde este mundo a las páginas de la historia de Corazón de tinta no pueden estar “del otro lado” sin que eso traiga consecuencias para todos, para los seres reales y para los seres de tinta, para los personajes fruto de la imaginación de un escritor.

Cabeza de Víbora, el más cruel y perverso de los gobernantes, utilizará todo su poder para acabar con Mo que, asumiendo su papel del bandolero Arrendajo, está decidido a brindar protección y alivio a los pobres y desamparados habitantes de Umbra, aunque su vida y la de su familia estén en peligro. Mo lo ha engañado, encuadernó para él un libro de hojas blancas que lo vuelve inmortal, pero ese libro se está descomponiendo y, junto con él, Cabeza de Víbora se va desintegrando.

Mo -el encuadernador, Lengua de Brujo cuando vuelve realidad las historias que lee, Arrendajo el bandolero- intenta vivir en el Mundo de Tinta, apaciblemente, junto con su hija Meggie y Resa, su esposa que espera otro bebé. El Príncipe Negro, su Oso, y otros bandoleros cuidan de la familia y sobre todo de Mo que ha demostrado engañar a Cabeza de Víbora y ha logrado escapar de las garras de las Mujeres Blancas, las embajadoras de la Muerte.

 

Los que verdaderamente siembran terror y destrucción, y quieren dominar sin atenuantes en Umbra y en toda la región son Pardillo, Cabeza de Víbora y sus secuaces como Pulgarcito y Pájaro Tiznado. Exigen cada vez mas trabajo e impuestos; maltratan y abusan de la población y, para colmo, han decidido enviar a los niños a trabajar a las minas. Los cantares que van de boca en boca anunciando y presagiando la gran gesta sólo hablan de Arrendajo. Todos creen que Arrendajo será el único capaz de frenar tanta codicia y terror.

Arrendajo no es otro que Mo, el padre de Meggie. Desde el mismo día que Fenoglio decidió introducir a este personaje en la historia, pensó en un ser de carne y hueso para tomar sus características, para darle más realismo. Y se inspiró en Mo. Como todo lo que ocurre en la historia inventada por Fenoglio trae consecuencias en este mundo y a la inversa, Mo siente cada día que pasa que las espadas son como una extensión de su brazo, que no le teme a la lucha ni a la sangre, que tiene el coraje para hacer frente a cualquier desafío, aún de enfrentar a la muerte. Resa empieza a observar con pavor que Mo ya no quiere volver a su mundo, que está cada día mas a gusto en el Mundo de Tinta llevando una vida muy distinta a la de un curador de libros.

 

Decenas de personajes se hacen presente en la novela, cada uno movido por sus motivaciones y todos colaborando para darle a la historia un ritmo vibrante: Violante querrá vengarse de su padre -Cabeza de Víbora- y de una vida de desprecio y soledad, entonces ayudará gustosa a Arrendajo; Farid aceptará servir a Orfeo -un resentido y envidioso que nunca será tan buen escritor como Fenoglio ni tan buen lector como Lengua de Brujo, pero de todos modos será el causante de gran parte de las penurias que sufrirán Mo, su familia y sus amigos-, y lo hará porque le prometió que tratará de traer a Dedo Polvoriento desde la muerte. Resa, esposa de Mo y madre de Meggie, conoce el Mundo de Tinta porque quedó atrapada en él muchos años, y por eso mismo le teme a su embrujo y quiere volver con su familia lo antes posible al mundo real. Meggie, que heredó el poder de su padre y vuelve realidad lo que lee, está atrapada entre el amor de Farid y el de Doria, y sobre todo está pendiente de su padre, Mo. El autor del libro Corazón de tinta, Fenoglio, está bloqueado por la angustia, se siente responsable por todo el dolor que su historia ha causado, entre el miedo y el alcohol, no atina a escribir ni siquiera para enderezar parte de la situación. Mortola, la madre de Capricornio, sigue buscando matar a Mo como modo de vengar la muerte de su hijo.


Los personajes, aún los secundarios, adquieren mucha vivacidad y colaboran para crear un mundo verosímil, peligroso, apasionante y también muy bello. No faltan los seres extraordinarios: gigantes, elfos, hombrecillos de cristal, hadas multicolores, árboles con nidos gigantes, unicornios, íncubos y tampoco los escenarios de ensueño como el Bosque Impenetrable, el Cementerio de los titiriteros, el Castillo de la Noche y Umbra misma.

 

Haciendo un poco de memoria

Sangre de tinta

En Sangre de tinta, la segunda parte de esta trilogía, Meggie y Farid -el muchachito que Mo trajo a este mundo con la lectura- deciden entrar nuevamente a vivir entre las páginas de Corazón de tinta. Allí, en el Mundo de Tinta, descubren que aunque Capricornio está muerto sus seguidores están con vida y ahora sirven en la corte del Cabeza de Víbora, cruel monarca que habita en el Castillo de la Noche. Ante la desaparición de Meggie, sus padres, Mo y Resa, se zambullen tras ellos en la lectura y son tomados prisioneros en el Castillo de la Noche y condenados a muerte. Ya en esta segunda parte, cobra un enorme protagonismo Dedo Polvoriento, el domador del fuego, que valiente y leal con sus amigos, pone su vida en serio peligro.

El giro interesante que se produce en esta parte lo da Fenoglio, el escritor que en la ficción es el autor de Corazón de tinta. Para salir de los numerosos peligros a los que se enfrentan sus amigos, decide crear un personaje valeroso, audaz, pleno de arrojo, que defienda a los pobres y débiles de los perversos planes de Cabeza de Víbora y Pardillo. Para crear a Arrendajo, tal el nombre del héroe, se inspirará en Mo, el padre de Meggie. De ahí que Mo -también llamado Lengua de Brujo- comience a comportarse de un modo ajeno a su espíritu habitual de encuadernador y pacífico “médico” de libros.

Cuando es tomado prisionero en el Castillo de la Noche, Mo salva su vida encuadernando para Cabeza de Víbora un libro que lo hace inmortal, o inmortal hasta tanto se escriban en él las tres palabras mágicas que lo volverán vencible por la muerte: corazón, muerte, sangre.

 

La lección de escritura

Cornelia Funke elige dos estrategias muy atractivas para sujetar en vilo al lector, para mantenerlo zambullido entre los acontecimientos y, al mismo tiempo, lo obliga a detenerse a pensar en el mecanismo que ha montado para la escritura de esta novela.

Toda la trilogía funciona sobre esta base: personas, lectores, seres reales -tan reales como pueden ser los protagonistas que viven en una historia- atraviesan la dimensión de las páginas que están leyendo y comienzan a vivir las aventuras que solían leer, creadas en tinta. Como una muñeca Matrioshka que encierra otra muñeca, que encierra otra más pequeña, que contiene otra todavía más pequeña.

Nosotros, lectores de carne y hueso, vamos leyendo las aventuras de Mo, Meggie, Resa y todos los otros personajes, que están originadas en un libro que estos personajes están leyendo o han leído, y que han sido escritos por un escritor de ficción, Fenoglio, un alter ego de Cornelia Funke, la autora real.

Cornelia Funke, como todo escritor, seguramente afronta dudas, marchas y contramarchas, a la hora de planificar lo que escribe, y Fenoglio, el escritor de ficción, es quien manifiesta todas las dificultades de esta tarea: cómo hacer creíble una historia, cómo hacer que los personajes se vuelvan vívidos y actúen de acuerdo a lo que son. También se pregunta cuánta autonomía tiene una historia, si es el escritor el “hacedor” de todo o si una vez planteadas las líneas principales de la historia los personajes y sus acciones van dando nuevas posibilidades.

¿Querés leer algunos pasajes que muestran los desafíos de la escritura?

La otra estrategia que utiliza Funke es articular toda la novela con citas literarias como antesala de cada capítulo. El lector puede muy bien probar un juego de anticipación y antes de leer las páginas puede conjeturar y armar en su mente una idea de cuáles serán las dificultades que afrontarán los personajes. Las citas que escoge Funke son excelentes, muy precisas y apropiadas para el contenido del capítulo y están firmadas por grandes nombres de la literatura. Figuran entre muchos otros Arthur Rimbaud, Emily Dickinson, Carlos Drummond de Andrade, T. H. White, Graham Green, John Irving, Michael Ende, Susan Sontag, Saul Bellow, William Shakespeare, Robert Louis Stevenson, Ted Hughes, Ray Bradbury, Bertolt Brecht, Isaac Bashevis Singer, John Steinbeck, Thomas S. Eliot, J. K. Rowling, Salman Rushdie, Margaret Atwood, Washigton Irving, Philip Pullman.

¿Querés leer algunas de estas citas?

 

¿A quiénes recomendamos Muerte de tinta?

A todos los que disfrutaron los dos libros anteriores, por supuesto. En esta última parte (que puede leerse si no se leyeron los libros anteriores porque todo lo que ocurre es perfectamente claro y porque trae un índice de personajes para orientarse en la historia), todo se volverá más intenso y apasionado. Habrá aventuras de todo tipo en los escenarios más increíbles: lagos, bosques, cuevas, castillos, mazmorras, copas de los árboles, inclusive, el “más allá”.

Rosa Pilar Blanco recibió por su trabajo como traductora de la trilogía Mundo de Tinta el Premio de Traducción de la Fundación Goethe.

 

 

Las mañanitas

Las mañanitas

Carlos Pellicer López

Los especiales de A la orilla del Viento, 2009
Tapa cartoné, 16,5 x 16,5 cm, 16 pp.

$ 37,00 Comprar

 

 

 

Quién no escuchó, después del “qué los cumplas feliz”, alguien que comienza con unos versos dulzones y suaves a cantar: “Éstas son las mañanitas que cantaba el rey David” para dar lugar a un deseo de cumpleaños muy romántico, casi de serenata, en nada parecido al estridente (y muchas veces desafinado) “Feliz cumpleaños”.

 

 

Este libro recoge una vieja tradición mexicana -cantar Las mañanitas para celebrar los aniversarios-, pero contada con las imágenes de Carlos Pellicer López, un artista plástico que nos tiene acostumbrados a sus relatos visuales con pintura y collage, cargados de color, que en pocos trazos y con pocos recortes crea escenas muy impactantes de tonos y significados.

 

 

Pura síntesis para contar toda una historia, para cantar a viva voz y recoger una bella tradición y revivirla con los más chiquitines tratando de descubrir entre los colores a las muchachas nombradas, los pajarillos, la noche, la luna y el nuevo amanecer.

 

Otros libros para celebrar

Un regalo sorpresa, de Isol; Siete millones de escarabajos, de Agustín Comotto; Olivia recibe la Navidad, de Ian Falconer; La sorpresa, de Sylvia van Ommen; Cumpleaños con animales, de Rudolf Herfurtner y Damián Ortega; y ¡Feliz cumpleaños Vivi!, de Anke de Vries y Jung-Hee Spetter.

 

 

Por un tornillo

Por un tornillo

Ignacio Padilla / Trino (Texto / Ilustraciones)

A la orilla del Viento, 2009
Rústico, 15 x 19 cm, 55 pp.

$ 23,00 Comprar

 

 

 

Varios siglos atrás, un grupo de conquistadores encontró una máquina en medio de la selva. Creyeron que era un regalo magnífico para el emperador, pero por más que intentaron moverla todos sus esfuerzos fueron inútiles. Entonces fundaron un pueblo alrededor de la máquina con el único fin de salvaguardar al misterioso aparato. Muchas generaciones después, cuando un alcalde decide, en un afán modernizador, pintar la máquina de rojo, comienza una revolución que amenaza con poner fin al mundo, pero gracias a la cual los habitantes del pueblo podrán descubrir el por qué de la dichosa máquina.

 

 

El cuento es divertido tanto por el tema como por el estilo del narrador y por la presencia de personajes extravagantes cuyas vidas y anhelos se construyen en torno a un aparato inútil y misterioso. Un relato ingenioso que a partir de un cachivache absurdo y sin sentido nos mete en la vida de un pueblo perdido en alguna parte del mundo.

 

¿A quiénes va dirigido este libro?

Se trata de una nueva novela producto de la pluma de un gran autor considerado habitualmente para adultos. Ideal para mediadores, docentes y adultos que buscan calidad literaria desplegada en un argumento muy atractivo.