NOTA DE PRENSA

Nota: Franco Moretti: "El estudio de la cultura perdió mucho por no seguir un método científico"
Autor de la nota: Natalia Blanc
Medio: La Nación
Fecha: 17/09/2015
Libro: EL BURGUÉS
Autor del libro: Franco Moretti
Extracto:

De visita por primera vez en el país, el académico italiano Franco Moretti pudo comprobar un dato sobre Buenos Aires que había leído poco antes de viajar: la capital argentina es la ciudad con mayor cantidad de librerías por habitante de América latina. Pero lo que sorprendió a Moretti, hermano de Nanni, director de Caro diario, es la variedad de libros de autores de todo el mundo que se pueden conseguir aquí. "En librerías de Londres, Nueva York, París, se ven siempre los mismos nombres. Aquí encontré algunos títulos que no sabía que existían. Y no sólo de autores latinoamericanos, también de europeos que acá son más significativos que en Europa", dice el investigador y crítico literario que dio tres conferencias en diez días y presentó su reciente libro, El burgués, entre la historia y la literatura (FCE).

Desde 2010, Moretti dirige el Literary Lab en la Universidad de Stanford. En la página web (litlab.stanford.edu) publican los proyectos de investigación del grupo que aplica los procedimientos y modelos de las ciencias "duras" para el análisis literario. El autor es pionero en aplicar el enfoque computacional y cuantitativo. Para desarrollar el método que denomina "lectura distante" recurre a programas de computación específicos que analizan grandes volúmenes de textos: cientos y cientos de novelas; miles de párrafos; millones de palabras en busca de adjetivos, redundancias, estados de ánimo, entre muchos otros patrones. Invitado por el programa Lectura Mundi de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), en una de las conferencias habló sobre el "método Moretti" aplicado al estudio de novelas del siglo XIX, su especialidad. "Lo del «método» es una invención del profesor José Burucúa. En los Estados Unidos y en Europa, mi trabajo se conoce como Humanidades digitales o Crítica computacional. Es el uso de programas y algoritmos para entender la literatura."


-¿Cuál sería la finalidad de aplicar este sistema de análisis en lugar de un estudio tradicional?
-Lo que tratamos de responder es si al estudiar grandes archivos de textos con estos nuevos métodos ha cambiado nuestra visión de la historia. Honestamente debo decir que, hasta ahora, eso no ha sucedido. Por eso, este método es por ahora más una promesa que una realidad.

-¿De dónde surge la idea de aplicar modelos de la ciencia al estudio de los textos?

-El novelista austríaco Robert Musil, que era ingeniero, escribió en uno de sus ensayos: "No tenemos demasiada inteligencia y poca alma, sino demasiado poca inteligencia para las cuestiones del alma". Creo que tenía razón. El estudio de los temas culturales ha perdido muchas posibilidades por no seguir un método científico. Ésa es la razón de trasladar los métodos de la ciencia al estudio de la literatura: es una admiración por lo que ellos han logrado y nosotros no.

-¿Se concentran en los contenidos y las tramas o sólo en las formas y estructuras?

-Depende del proyecto. Muchos de los programas que utilizamos hacen análisis de las palabras reales que aparecen en los textos. Las definiciones más conocidas son "análisis de contenido" y "minería de los textos". El problema de estos métodos es que son capaces de mirar el contenido, pero no la forma. Por ejemplo, es muy difícil para alguno de estos programas entender si ciertas oraciones tienen un sentido literal o irónico.

-¿Los programas que utilizan fueron diseñados para estos estudios o se usan también para otras investigaciones?

-Son programas que se usan para toda clase de minería de datos. Sirven para detectar palabras en los textos. Y hemos desarrollado programas específicos. Un colega creó uno para medir las repeticiones. Buscábamos redundancia de información en las novelas del siglo XIX. Cargamos cuatro mil obras en el sistema: los párrafos más repetitivos en todo el siglo XIX estaban en una novela de George Eliot, que ha sido analizada por muchos críticos. Ninguno se había dado cuenta de que había un caso extremo de repetición. Hubiera sido más feliz si hubiera podido mostrar descubrimientos revolucionarios en lugar de estos pequeños.

-En su libro El burgués... presenta una investigación histórico-literaria sobre esos personajes. ¿Por qué, en ese caso, no recurrió a la crítica computacional y decidió hacer un trabajo de crítico tradicional?

-Comencé a trabajar en ese libro hace mucho tiempo, antes de crear el Lit Lab. La crítica computacional es un camino interesante, pero no el único. A diferencia de la crítica tradicional, tenemos menos lugar para la intuición, y más necesidad de trabajo sistemático y de grupo. No es una manera mejor de hacer las cosas, pero merece ser probada.

 

Otras Notas de prensa

A los tibios los vomita el diablo