NOTA DE PRENSA

Nota: En torno a la subjetividad. El espacio biográfico
Autor de la nota: María Rosa Lojo
Medio: La Nación
Fecha: 08/12/2002
Libro: EL ESPACIO BIOGRÁFICO
Autor del libro: Leonor Arfuch
Extracto:

¿A qué llama Leonor Arfuch "espacio biográfico" (partiendo del ya clásico concepto de Lejeune)? No se trata de un reservorio o sumatoria de géneros literarios constituidos, sino de un "horizonte de inteligibilidad": un escenario de cruces genéricos y discursivos, donde se juega la construcción compleja de la subjetividad posmoderna -plural, polifónica, multicultural, fragmentaria-. Construcción que no sólo supone formas reguladas y establecidas, sino "momentos biográficos" en un vasto campo que excede a la textualidad escrita. Arfuch registra, en todas las narrativas de nuestra época, una fuerte atracción de lo biográfico, que no encuentra fácilmente explicable por la mera banalización o el usufructo mediático de las tendencias voyeuristas. En el actual retorno al sujeto vivencial advierte la densa gravitación ética del "valor biográfico": la resignificación de la vida como cronotopo, en una múltiple búsqueda identitaria, individual y colectiva, de orientación y de sentido. Dentro de este panorama, la entrevista, en sus diversas modalidades, aparece como la forma donde se encarna más nítidamente la "compulsión de realidad", de inmediatez, de "presencia", en un amplio arco de usos y contextos. El corpus sobre el que la autora centra sus análisis consiste justamente en entrevistas: una serie de ellas realizadas a escritores, y otras que forman parte de un trabajo acerca de la llamada "emigración de retorno" a Italia durante la década de 1980 en la Argentina. La investigadora traza los orígenes del relato (auto) biográfico, desde sus antecedentes lejanos en la antigüedad clásica hasta la concepción "moderna" del yo y la invención de la privacidad y la intimidad. Examina -apoyándose en las teorías de Paul de Man y Lacan- los conceptos del sujeto como máscara, antagonismo, vacío, perpetua incompletud, para plantear un debate sobre la autobiografía, su carácter paradójico y sus inevitables vínculos con el relato ficcional, sobre todo en la llamada autoficción. La discusión sobre lo público y lo privado la lleva a revisar las teorías de Arendt, Habermas y Elías, para desembocar en la interpenetración y la indiscernibilidad de ambas áreas que suele darse en el horizonte contemporáneo. La narración como forma estructurante de la vida, la relación entre tiempo y relato, conduce a otra exposición teórica, donde prima el recurso a Paul Ricoeur, y su concepto de "identidad narrativa". Tanto Ricoeur, en cuanto al marco filosófico hermenéutico, como Mijail Bajtin y su concepción dialógica del lenguaje son pilares fundamentales en que se apoya la teoría de la subjetividad desplegada por Arfuch en relación con el espacio biográfico, como ámbito proteico donde se otorga a la vida orden y valor, en la interacción permanente, co-creativa, del yo y la otredad, en la concepción de la existencia como lo infinitamente "narrable" a los otros, ya que no "compartible" por ellos en su soledad intrínseca (Levinas). En su análisis de las diferentes modalidades de relato biográfico, aun las canónicas, la autora destaca siempre las fronteras lábiles, las intersecciones, las ambigüedades (entre biografía, autobiografía, novela histórica, testimonio, diario íntimo, correspondencia, etcétera) para referirse luego especialmente a la entrevista mediática, justamente porque no ha merecido -señala- un estudio pormenorizado que destaque su papel hegemónico en nuestro tiempo. Cumple exitosamente este objetivo marcando distintos ángulos de enfoque: sus actores y personajes, sus elementos conversacionales y narrativos, sus reglas y rituales, su capacidad constructiva y configurativa del "héroe" y los valores sociales que pone en juego; sus "biografemas", su carga afectiva y pasional. En el apartado que dedica a las entrevistas a escritores es de particular interés el trabajo sobre la problemática de la creación. El capítulo consagrado al espacio biográfico en las ciencias sociales muestra las vinculaciones entre la entrevista mediática y la científica. Arfuch postula un origen común en el reportaje de intención detectivesca, que también marcaría el inicio del género policial. La escucha adecuada de la voz del otro y los delicados límites entre la adecuada interpretación y la manipulación son algunos de los relevantes problemas que se plantean al investigador social en el manejo epistemológico de la entrevista. Una última parte se consagra a las "travesías de la identidad" en los relatos de los familiares de emigrantes: recurrencias y matices diferenciales trazan un retrato del migrante que ilumina su condición transcultural, con sus implícitos y explícitos desgarramientos y, en un amplio sentido simbólico, la condición humana. Este brillante y riguroso trabajo de Leonor Arfuch se constituye en obra de referencia por su capacidad de síntesis de intrincadas cuestiones teóricas, por la libertad y originalidad intelectual que le permiten relacionar las distintas teorías en un rico abordaje metodológico y por su potencialidad inspiradora para futuras investigaciones.