NOTA DE PRENSA

Nota: Philip Ball: "Espero ver mucha más explotación de la energía solar en el futuro"
Autor de la nota: Carlos Figueroa
Medio: La Nación - Chile
Fecha: 12/09/2010
Libro: H2O
Autor del libro: Philip Ball
Extracto:

Acaba de llegar a Chile el libro H20. Una biografía del agua, un fascinante recorrido por la historia del vital elemento que termina siendo la excusa para reflexionar sobre nuestra relación con la naturaleza, las energías y su temida carencia.

Philip Ball (1962) no sólo es químico y doctor en física en la University of Bristol, también edita la prestigiosa revista Nature hace diez años. Dos mundos -ciencia y divulgación- que ciertamente influyeron en los dos libros que acaban de llegar a Chile. Ambos, editados por el Fondo de Cultura Económica. El primero H20. Una biografía del agua es, literalmente, una inmersión en el vital elemento, desde el origen del planeta hasta la idea de privatizarla, pasando por la posibilidad de una futura guerra universal ante una posible sequía. El segundo, Masa crítica, intenta demostrar que la bolsa, los noviazgos de famosos o el tráfico automovilístico están regidos por las mismas leyes que encontramos en la naturaleza.
Pero también ha escrito sobre colores (La invención del color), química (Historias sobre lo invisible: una visita guiada a las moléculas y Los ingredientes: una visita guiada a los elementos) o música (El instinto musical). Es decir, Ball es un tipo consciente de la necesidad de que los científicos le hablen a la gente sin la liviandad de las "noticias curiosas" que frecuentemente aparecen en la prensa, pero tampoco con términos técnicos aburridos. Sólo así se entiende que haya convertido el tema del agua en algo novedoso.
Él sabía -como reconoce en el prólogo de la edición en español- que el agua es misteriosa, fascinante y hasta controvertida. Sólo mas tarde se daría cuenta de que para el resto de las personas el agua tiene un significado más allá de los papeles que cumple en las células o como "matriz de vida". "Lo cierto es que el agua se ha convertido en una sustancia muy politizada, un recurso precioso y cada vez más escaso: algunos, incluso, podrían decir que se trata de un bien económico", escribe. Y agrega: "El mundo ha comenzado a preocuparse del agua; se interesa por saber si existe la cantidad suficiente o si hay demasiada en otras regiones; quién tiene su propiedad y quién la controla, y cuál será el destino de los suministros de agua ante un clima que está cambiando". Y se sorprende porque el mismo año que terminaba la investigación (2003), la ONU declaró que la falta de acceso al agua, tanto para beber como para bañarse, inflige dolores a más de mil millones de personas en el mundo. "De continuar las tendencias actuales, el agua se convertirá, probablemente, en una creciente fuente de tensión y de intensa rivalidad entre las naciones", declaró Kofi Annan, el entonces secretario general de las Naciones Unidas. "Pero también podría ser el catalizador de la cooperación", concluyó. Y Ball está de acuerdo, a pesar de los dramáticos cambios provocados por el aún no comprobado del todo "calentamiento global". "La visión del Amazonas, nuestro arquetipo de abundante agua dulce, como una tierra agrietada de color marrón, surcada por un delgado hilito de agua, tiene una resonancia muy especial. Nos muestra cuán fácil es dar por garantizado el ingrediente esencial de toda la vida en la Tierra, y cuán frágil y mutable puede ser ese sustento", escribe.

- ¿Cuáles fueron las mayores sorpresas durante la investigación de H2O?

- No estoy seguro de llamarlas grandes sorpresas, porque conocía el tema lo bastante bien antes de empezar. Pero me llamaron la atención un par de temas en particular. Primero, que el agua se está convirtiendo en un recurso escaso en muchas partes del mundo y lo será cada vez más en el futuro. Nos acercamos al punto en el que se está extrayendo más agua del medio ambiente para el uso humano y que debe ser reabastecida por la lluvia y nieve. Lo segundo es que la acción del agua a nivel molecular es todavía poco entendida en la biología. Esto se ha convertido en un foco importante de mi investigación personal y puede verse en mi blog (http://waterinbiology.blogspot.com).

- ¿Por qué olvidamos tan fácilmente la importancia de este elemento esencial?

- El agua es tan ubicua, en la mayoría de las áreas del mundo, que su existencia la damos por sentada y esa idea es tan fuerte que no somos capaces de reconocer el inusual y extraño líquido que es, en comparación con los otros.

- ¿Cree usted que, en el futuro, la próxima guerra mundial será a causa del agua?

- Probablemente no, para ser honesto. Quizás algunos temas relacionadas con el agua puedan desencadenar tensiones en pequeña escala y tal vez, a veces -pero no necesariamente-, conflictos armados entre distintos estados/naciones o grupos/comunidades. Me siento optimista de que, por lo general, las soluciones a estos litigios se logran diplomáticamente. Pero no deja de ser cierto que si el fenómeno del "calentamiento global" es peor de lo que creemos, exacerbará el tema de la escasez en algunas regiones.

- A propósito, ¿cuánto de mito, oportunismo y realidad hay en la cuestión del calentamiento global?

- El calentamiento global es real y es un peligro potencial para la estabilidad y seguridad mundial. También para los ecosistemas. Hay, sin duda, alarmismo y muchas de las respuestas y detalles sobre el tema son complicadas. Pero eso no altera el hecho de que el calentamiento global está ocurriendo y esta urgencia debe tratarse en las altas esferas políticas. Hasta ahora hemos fallado estrepitosamente en el hacer eso, teniendo la visión habitual de corto plazo que podría resultar catastrófica para algunas regiones del mundo.

- ¿Cree que Chile y Sudamérica se han convertido en un "paraíso" para quienes explotan el medio ambiente?

- Yo no soy un experto en estas cuestiones. Pero lamento la oportunista explotación de los países menos ricos por otros más ricos. Esto sigue ocurriendo en África. Y yo estoy tristemente sorprendido al oír hablar de lo que pasa en América del Sur. La generación de energía termoeléctrica me parece destacable, ya que es renovable, pero debe ser en equilibrio y respeto con el medio ambiente. Espero ver mucha más explotación de la energía solar en el futuro.

- Es interesante la teoría de Masa Crítica, donde nuestra existencia -desde las relaciones amorosas de los actores de Hollywood a la economía- obedecerían a reglas naturales...

- No es una sola "teoría". Pero está bien documentado estadísticamente que hay ciertas regularidades en el comportamiento de muchas personas. Por ejemplo, la forma en que transitamos los espacios, cómo organizamos las instituciones, cómo estructuramos la sociedad o la forma en que tomamos decisiones colectivas. La crisis financiera ha dejado en claro estas pautas de comportamiento.

- Hay una cita muy famosa que dice que "es más fácil imaginar una catástrofe mundial que un modesto y pequeño cambio en el capitalismo global". ¿Cree que le damos mucha importancia al terror apocalíptico antes que al sistema económico en que vivimos?

- Acabamos de asistir a una especie de minicatástrofe global en la sistema financiero, que podría haber sido mucho peor. ¿Si esto nos hará cambiar la forma en que opera el capitalismo?, queda por verse. Debemos aprender que, a pesar de lo que la ortodoxia económica imperante ha insistido durante varias décadas que los mercados libres no son necesariamente los mejores soluciones. Un montón de personas de talento admiten esto, aunque hay fuertes intereses creados en el statu quo. Los mercados y el crecimiento económico son importantes, pero es peligroso cuando se convierten en ídolos intocables.

- ¿Cree usted que América del Sur es una reserva ecológica de la humanidad?

- ¡Sí! Por supuesto que no la única, pero una muy importante. Y hemos visto tan sólo una aproximación de lo que la reserva tiene que ofrecer.

- ¿Es usted optimista sobre el futuro de la humanidad?

- Soy por naturaleza optimista sobre la mayoría de las cosas. Albergo la esperanza y una sospecha de que vamos a salir del paso de alguna manera. Pero yo soy tan ignorante acerca de los próximos 100 años como todos los demás.