NOTA DE PRENSA

Nota: "El fascismo se tiende a confundir con autoritarismo"
Autor de la nota: Laura Mafud
Medio: El Cronista
Fecha: 18/06/2010
Libro: FASCISMO TRASATLÁNTICO
Autor del libro: Federico Finchelstein
Extracto:

El historiador Federico Finchelstein analiza las conexiones del movimiento fascista entre Italia y la Argentina, Perón y la dictadura.

"El peronismo es un fenómeno muy complejo y tiene muchas vertientes. Una de las tradiciones ideológicas de Juan Domingo Perón fue el fascismo, aunque eso no significa que el ex presidente haya sido un fascista; en todo caso, tuvo un régimen autoritario", comenta a El Cronista Weekend el historiador argentino Federico Finchelstein, hoy radicado en los Estados Unidos, durante su última visita a Buenos Aires.
Profesor asociado en New School for Social Research y en Eugene Lang College de New School, en Nueva York, Finchelstein acaba de presentar su quinto libro, Fascismo trasatlántico. Ideología, violencia y sacralidad en Argentina y en Italia, 1919-1945 (Fondo de Cultura Económica), un volumen que examina las conexiones culturales e intelectuales entre este movimiento a ambos lados del Océano Atlántico y su penetración ideológica en el Río de la Plata.
Según sostiene el especialista, luego de un intenso trabajo de campo, il Duce y sus seguidores tenían definida una política de exportación del fascismo. Si bien en países como Francia y los Estados Unidos la ideología del aparato se promovía dentro de las comunidades ítalo parlantes, en la Argentina se dio una situación peculiar. "Aquí, las expectativas eran mayores, se buscaba promoverlo al resto de la población para exaltar el sentido de italianidad. Pero el fracaso fue rotundo", explica.
El fascismo es un movimiento e ideología de nacionalismo extremo surgido en Europa entre el fin de la Primera y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, que plantea la destrucción de un orden establecido en pos de la creación un nuevo orden. Muchas veces, mediante el uso de violencia y del ejercicio del autoritarismo. "Es un fenómeno moderno, una ideología política que enfrentaba a la democracia en sus propios términos para destruirla. Como argentino, creo que una comprensión del fascismo ayudaría a descifrar las raíces de la violencia política en el país y su cultura política intolerante en el siglo pasado", dice.
¿Está presente en la región el legado del movimiento? "Uno debería preguntarse cuál es la actitud de la persona en el poder respecto de los opositores. ¿Se los persigue? ¿Son violentados y, eventualmente, eliminados? Si se incluyen estos elementos, estamos cerca de una situación fascista. Si no, estamos hablando de autoritarismo o populismo, como el caso de Hugo Chávez en Venezuela", comenta. Por caso, Finchelstein sostiene que, si bien en la Argentina cualquier situación "de índole autoritaria suele ser tildada de fascista aunque no sea así", sí se puede hablar de legado sin necesariamente referirse a fascismo.
"Durante la dictadura militar, la ideología prevaleciente era heredera de este movimiento", concluye.