NOTA DE PRENSA

Nota: "La democracia no es encerrarse en la cocina a decidir sola con tu esposo"
Autor de la nota: Victoria Urdinez
Medio: El Cronista
Fecha: 20/11/2009
Libro: EL ASCENSO DEL PRÍNCIPE DEMOCRÁTICO
Autor del libro: Sergio Fabbrini
Extracto:

Sergio Fabbrini es profesor de Ciencia Política y director de la Escuela de Estudios Internacionales de la Università degli Studi de Trento, y enseña sobre política de los EE.UU. a los norteamericanos, como profesor de la Universidad de Berkeley. Dirige además la Rivista Italiana di Scienza Política fundada por Giovanni Sartori. Y obtuvo el European Amalfi Prize for the Social Sciences en 2006 que ganaron antes figuras como Norbert Elias, Anthony Giddens, Zygmunt Bauman y Charles Tilly. En su segunda visita a la Argentina, para presentar su último libro El ascenso del Príncipe democrático, donde analiza las características de los líderes de los ejecutivos de EE.UU. y Europa, el prestigioso politólogo recibió a El Cronista y evaluó la democracia argentina.

- ¿Cómo califica los gobiernos de la Argentina, de acuerdo a sus categorías de análisis?

- En la Argentina hay una larga tradición de príncipes poderosos y muchos terminaron en caudillos. Por eso deben aprender a domesticar a estos príncipes que se exceden del poder.

- ¿La misma respuesta corre para el actual gobierno argentino?

- Creo que hoy tienen un príncipe fuerte (se ríe y corrige: una princesa).

- Entonces...

- No hay un Congreso fuerte, que es fundamental para controlar y ponerle límites.

- ¿Qué tipo de abuso ve que hace la presidenta Cristina Fernández, por ejemplo?

- Veo que la princesa hace las cosas y toma decisiones sin explicar antes qué piensa hacer. Pero debe entender que la democracia no se trata de encerrarse en la cocina a decidir sola con su esposo y dos o tres personas más. La democracia requiere un freno de mano.

- ¿Cómo evalúa la reforma política impulsada por el Gobierno?

- En rasgos generales creo que una reforma política es muy buena e importante para la calidad democrática pero no cuando el fin es centrar el poder.

- ¿Ve necesario una oposición unida en la Argentina?

- Sí, claro. Porque es justamente con la oposición dividida que la princesa puede hacer lo que quiera. La oposición necesita sanear la fragmentación para controlarla.

- ¿Qué otra falencia observa en la democracia argentina?

- Creo que la Argentina tiene que considerar que el mundo actual globalizado es más complicado y que avanzar en la integración con sus pares latinoamericanos, al estilo de la Unión Europea, es una condición necesaria para hacerse más fuerte.

- ¿Cerca de Hugo Chávez o sin Chávez?

- Sin Chávez.

- ¿Cerca de quién conviene?

- Sin duda cerca de Lula. A Brasil lo veo muy bien y con una proyección de crecimiento fantástica.

- ¿Ve en el estilo Chávez un mal ejemplo para la democracia?

- Si, creo que el populismo de Chávez es un peligro para las democracias latinoamericanas. La princesa no tiene que copiar su estilo.