NOTA DE PRENSA

Nota: Andar entre libros
Autor de la nota: Paola V. Romano
Medio: Revista Lectura y vida
Fecha: 01/09/2006
Libro: ANDAR ENTRE LIBROS
Autor del libro: Teresa Colomer
Extracto:

La autora, una de las especialistas más prestigiosas en la literatura infantil y juvenil, es licenciada en Filología Hispánica y Filología Catalana y doctora en Ciencias de la Educación. Actualmente, se desempeña como investigadora y profesora de la Universitad Autónoma de Barcelona. Tiene numerosas publicaciones sobre la enseñanza de la lectura y la literatura. Es codirectora del Master de Libros y literatura para niños y jóvenes coorganizado entre la UAB, el Banco del Libro de Venezuela y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez; dirige el grupo de investigación Gretel (Grup de Recerca de litEratura infantil i Educació Literaria) y es responsable de la actual Red de investigadores universitarios 'Teoria, història i ús educatiu de la literatura infantil y juvenil catalana'.
Publicado por el Fondo de Cultura Económica, 'Andar entre libros' forma parte de la colección "Espacios para la lectura", que busca crear un espacio entre la pedagogía y la investigación multidisciplinaria en materia de cultura escrita, "para que maestros y otros profesionales dedicados a la formación de lectores perciban las imbrincaciones de su tarea en el tejido social y, simultáneamente, para que los investigadores se acerquen a campos relacionados con el suyo desde otra perspectiva".
En 'Andar entre libros', Colomer recoge, relaciona y profundiza reflexiones realizadas a lo largo de muchos años de labor docente; al mismo tiempo intenta reflexionar sobre la forma en que los libros y los educadores trabajan juntos para crear un itinerario de lectura, ya que los libros son los mejores colaboradores de la educación lectora y literaria de los alumnos.
En la "Introducción", Colomer explica las tres intenciones que fundamentan su libro. Primero, trazar un puente entre la práctica docente y las teorías que pueden explicarla para colaborar en la elaboración de un "marco de actuación educativa, que se alimente tanto de los avances teóricos como de la experiencia práctica". La segunda intención muestra la necesidad de mantenerse dentro de los límites de la lectura de libros, sin abarcar todo el terreno de la educación literaria. Colomer no analiza la enseñanza de la literatura con todas sus implicaciones, sino la lectura de obras literarias durante la infancia y adolescencia en el marco escolar. La tercera intención es destacar la unidad de acción entre las etapas educativas. La lectura de libros crea un itinerario prolongado a lo largo de la escolaridad obligatoria. "No se lee libremente en unos cursos y se aprende literatura en otros", la lectura literaria escolar debe darse de "manera global". Ser conciente de la continuidad de los aprendizajes permite enlazarlos eficazmente y facilita el trabajo en equipo, de modo que el docente ayude al alumno durante el aprendizaje.
A partir de estas intenciones, Colomer organiza el libro en dos partes. La primera, "Escuela, lectores y libros", contiene tres capítulos. El primero, "Leer en la escuela: los libros de lectura", se refiere a la escuela como institución que da sentido específico a la lectura de obras, a la evolución de esta función y los debates que afectan directamente a la lectura de libros en las aulas. El capítulo dos, "El progreso del lector", se ocupa de los lectores como personas que desarrollan sus capacidades y competencias literarias. En este sentido, Colomer prioriza el análisis del itinerario formativo que se ofrece a los niños en la escuela. Observando el progreso del lector se puede corroborar si la institución cumple con las expectativas sociales. Es decir, si se logra alcanzar "lo que desearían que supieran hacer los ciudadanos con respecto a la lectura". Parte de la etapa infantil y analiza luego los factores más importantes para el avance en el aprendizaje escolar; finalmente llega al dominio experto de las habilidades lectoras. El tercer capítulo, "Los libros como maestros", se refiere a los libros en tanto "barandilla de apoyo" para la formación literaria y lectora. En efecto, tal como reza el epígrafe de Eco que Colomer incluye, "un texto no sólo se apoya sobre una competencia sino que también contribuye a crearla". Así, hay que situarse a la altura del lector para que actúe como lector literario y alcanzar progresivamente posibilidades literarias más complejas y amplias.
Desde la perspectiva de Colomer, se debe plantear la lectura de los libros en unas formas determinadas y desechar otras.
La serie de criterios relacionados con la actuación escolar constituyen el contenido de "Lecturas escolares", la segunda parte de 'Andar entre libros', cuyo análisis central es la función que la escuela tiene en el acceso a la literatura. En este sentido, el capítulo cuatro, "La articulación escolar de la lectura literaria", explica la importancia de fomentar la lectura y planificar el desarrollo de las competencias infantiles -ejes fundamentales de la 'escuela en acción'-. Se hace allí un balance sobre la "animación a la lectura" y se proponen algunas maneras de organizar ese trabajo. Los cuatro capítulos siguientes describen y exponen cuestiones relacionadas con cuatro espacios y tipos de lectura que pueden ayudar a los docentes a programar las actividades de lectura de los libros. El capítulo cinco, "Leer en solitario", se refiere a un espacio de lectura autónoma y personal en el que se analizan los criterios con los que se valoran y eligen las lecturas infantiles. El capítulo "Leer con los demás", sexto del libro, enfatiza el aspecto socializador de la lectura. Colomer señala que la lectura "se comparte con los demás a través de prácticas de lectura que establecen comunidades de lectores tanto 'en presente' como 'en enlace' con la tradición cultural". El séptimo capítulo, "Leer, expandir, conectar", expande la literatura hacia las habilidades lingüísticas y las distintas áreas curriculares, además de rescatar el valor de las actividades en relación entre lectura y escritura de cuentos y poemas. En el capítulo siguiente, "Leer con los expertos", el rol protagónico corresponde a la escuela como 'guía experta' en la interpretación de los textos y a las posibilidades que brinda la lectura de obras en la programación específica sobre saberes literarios.
Finalmente, en el capítulo nueve, "A manera de conclusión", cierra el libro ofreciendo al lector un cuadro en el que se expone sintéticamente la propuesta desarrollada en la obra e invita a los docentes a contrastar sus prácticas con los criterios expuestos en el libro.
De gran utilidad para la construcción de un marco de actuación educativa, 'Andar entre libros' constituye una obra de consulta fundamental para aquellos que, dentro o fuera del aula, se interesen por innovar sus actividades de promoción de la lectura y posibilitar tanto la comprensión del mundo como el disfrute de la vida a través de la literatura.