NOTA DE PRENSA

Nota: Aquel levantamiento de Tomás Katari en la provincia de Chayanta
Autor de la nota: María Paula Parolo
Medio: La Gaceta - Tucumán
Fecha: 30/07/2006
Libro: CONFLICTOS SOCIALES E INSURRECCIÓN EN EL MUNDO COLONIAL ANDINO
Autor del libro: Sergio Serulnikov
Extracto:

Minucioso estudio sobre uno de los focos insurgentes menos estudiados, y que lo perfila como proceso gradual de movilización colectiva.

Desde hace varias décadas, el mundo andino constituye un objeto de estudio privilegiado de historiadores, antropólogos y etnohistoriadores. Tal vez por tratarse del epicentro político y cultural del Imperio Inca, por las particularidades del desarrollo histórico y social de la región, o por haber sido el escenario del acontecimiento insurreccional más radical y prolongado ocurrido en Hispanoamérica desde tiempos de la conquista española: el levantamiento general indígena iniciado por Túpac Amaru en Cuzco entre 1780 y 1781.
Lo cierto es que los estudiosos reconocen el período comprendido entre 1742-1782 como una "era de insurrección", cristalizada en los levantamientos de campesinos indígenas y motines que buscaban transformar el orden colonial andino en aspectos fundamentales. De allí que en la historiografía se hayan multiplicado los estudios sobre los modos de dominación y las formas de resistencia en la región durante los siglos XVIII y XIX. Los trabajos de Steve Stern (1990); Marta Moscoso (1993); Tristán Platt (1982) y Martha Iruzozqui Victoriano (1997) -entre muchos otros- realizaron importantes aportes teóricos y metodológicos para el análisis y la comprensión del fenómeno insurreccional andino.
En este contexto, Sergio Serulnikov realiza una significativa contribución ofreciendo un detallado estudio de uno de los focos insurgentes menos estudiados: el levantamiento liderado por Tomás Katari en la provincia de Chayanta, al norte de Potosí. Lo hace retomando los aportes de todos los estudios precedentes y en permanente comparación con los levantamientos de Cuzco (liderado por Túpac Amaru) y de La Paz (dirigido por Túpac Katari). Logra así discernir -luego de un minucioso trabajo de reconstrucción histórica- que el movimiento de Chayanta fue un proceso gradual de movilización colectiva en contraste con los movimientos de Cuzco y La Paz, donde las comunidades campesinas parecieron perseguir una abrupta ruptura con las instituciones y la sociedad colonial. Su itinerario de investigación es impecable. Combina las formas narrativas y las analíticas de escritura en dosis precisas y aborda la problemática desde la perspectiva de la historia política "desde abajo", lo que le permite observar a la cultura estudiada no sólo a través de categorías institucionales, sociales y económicas abstractas, sino también mediante un análisis en profundidad de los grupos sociales específicos. De este modo, actores concretos, instituciones, tendencias económicas, estructuras y mentalidades colectivas se encuentran entrelazados interactuando en un universo histórico que el autor reconstruye detectando la dinámica de los cambios y las permanencias en el transcurso de las cuatro décadas examinadas.
La estrategia de análisis adoptada por Serulnikov no deja ningún hilo sin trenzar en la trama argumentativa que teje cuidadosamente. De este modo, vincula los sistemas culturales con los de poder y logra explicar convincentemente el proceso por el cual, a partir del "empleo de concepciones políticas, religiosas e históricas híbridas e interculturales", los pueblos andinos se constituyeron en actores políticos, socavaron la hegemonía colonial y lograron subvertir el orden establecido. En pocas palabras, 'Conflictos sociales e insurrección en el mundo colonial andino' constituye una excelente obra de interpretación histórica y un acabado modelo de metodología de la investigación.