NOTA DE PRENSA

Nota: Radiografía social fuera de la sociología
Autor de la nota: Julio Anselmi
Medio: El Litoral
Fecha: 18/05/2006
Libro: EL PECADO ORIGINAL DE AMÉRICA
Autor del libro: Héctor A. Murena
Extracto:

Tras la publicación de la antología 'Visiones de Babel', que ilustra la variada y brillante literatura de Héctor A. Murena, el Fondo de Cultura Económica presenta una reedición de su 'El pecado original de América', un ensayo revelador sobre distintas y a menudo inexploradas facetas de nuestra sociedad. Un ensayo escrito por un díscolo discípulo de Martínez Estrada, que descreía de la sociología y de las deducciones de las estadísticas ("la sociología nos arrastra hacia el anonimato existencial", sostenía. Y también: "Insegura por su usurpación y envidiosa del saber cuyo presupuesto usurpó, la sociología fulmina con aire absoluto, calificándolo de fantasioso, todo intento de conocimiento que no se someta a sus cánones pretendidamente exactos. Esta condena, que llama al menos esfuerzo, a no pensar, al encumbramiento de la mediocridad, aparte del daño que así causa, veda el camino a la reflexión seria sobre nuestro destino, desalienta respecto de ella y, con su supuesta superioridad, consolida el ambiente espiritualmente más negativo que se haya conocido desde hace largo tiempo").
El tiempo transcurrido desde estas aseveraciones (en 1965, en la introducción a la segunda edición de 'El pecado original de América', publicado originalmente en 1954) no ha hecho más que entronizar el indiscutible sitial de la sociología, pero eso no ha impedido que las páginas reflexivas de Murena sigan teniendo plena vigencia.
A los ensayos que constituyen específicamente 'El pecado original de América' (el pecado de la desculturalización) se suman artículos sobre "Los parricidas: Edgar Allan Poe", un ensayo sobre el arte nacional, otros sobre Horacio Quiroga, Roberto Arlt, Ezequiel Martínez Estrada y Florencio Sánchez.
Es verdad que acostumbrados a la aparente neutralidad, contundencia y demostrabilidad de las aseveraciones sociológicas, los ensayos de Murena suenan algo "volados", indemostrables y en algunos momentos hasta retóricos. Pero no hay página en la que no brille alguna intuición de verdad o alguna luz estética. Pocos ensayos actuales pueden arrogarse tales virtudes.

 

Otras Notas de prensa

Esa obsesión por el ser
El padre del parricidio