NOTA DE PRENSA

Nota: De las cuevas al despiste
Autor de la nota: Elvio E. Gandolfo
Medio: Revista Noticias
Fecha: 11/12/2004
Libro: LA MÁS BELLA HISTORIA DEL AMOR
Autor del libro: Dominique Simonnet y otros
Extracto:

En la prehistoria no sólo existió una gran sensibilidad para pintar cuevas: también se mostraba un cariño especial en el adorno de las tumbas de los hijos y en el cuidado solidario de los minusválidos. Las supuestas orgías romanas parecen más el fruto de la imaginación de Petronio y Fellini que reales: el matrimonio es entonces un acto cívico y el divorcio puede ejercerse sin avisar al cónyuge, en una sociedad contradictoria hasta la violencia: "La mentalidad romana es siempre una historia de jefes". En la Edad Media y el Renacimiento el sitio donde avanza un poco el amor es sobre todo entre los campesinos.
Los sucesivos avances y retrocesos históricos que articulan el cruce del matrimonio, el placer (o el sexo) y el sentimiento, alejándolos, acercándolos o aniquilándolos son el eje de este libro breve y sustancioso, centrado sólo en Occidente. La idea de entrevistar a grandes historiadores (Paul Veyne sobre Roma, Jacques Le Goff sobre la Edad Media), o conocidos escritores y ensayistas (Pascal Bruckner, Mona Ozouf, Alice Ferney) fue de la periodista Dominique Simonnet, para una serie del semanario "L´Express". Es ella quien hace peligrar a veces el tono, por su tendencia (muy del periodismo francés) a prodigar signos de admiración o frases cursis. Pero el equilibrio se mantiene, y el resultado se aparta con nitidez del modo en que el periodismo suele encarar estos temas.
A medida que la lectura avanza, con la solidez de gente que ha investigado y sabe muy bien de lo que habla, se va tomando conciencia del avance mucho más lento de lo imaginado de cosas tan simples como desnudarse con la luz prendida.
Cuando la represión victoriana y la entreguerra de los "años locos" conducen por fin a la liberación sexual de los '60, Pascal Bruckner se encarga de marcar con precisión los límites de aquella utopía supuestamente encarnada. Por una parte reconoce su aspecto positivo: "La revolución sexual es la ilusión comunista menos el partido, menos la doctrina, menos el gúlag, lo que en todo caso no está nada mal" Por otra, exhibe los graves efectos colaterales de desprender por completo el sexo del amor y su oculto totalitarismo: "El placer estaba prohibido. Ahora se vuelve obligatorio".
La entrevista con Alice Ferney cierra el recorrido con un maduro tono optimista, que se opone a la trivialización masiva de lo sexual, y apuesta por la difícil maravilla del amor, una fuerza que compara con la de la gravedad, por su carácter a la vez ineludible y misterioso. En cambio Bruckner habla del actual despiste y sugiere el humor: "El amor está sobrevalorado. En cuanto al sexo, se ha convertido en nuestra nueva teología. [...] El único arma que tenemos hoy contra todo eso es la risa. Sí, más vale reírse".