A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  perrito con altoparlante

recomendados

 


La escoba de la viuda

La escoba de la viuda

Chris van Allsburg (Ilustraciones y texto)

Los especiales de A la orilla del viento, 1993
Tapa cartoné, 21 x 34 cm, 32 pp. Color

$ 43,00 Comprar

¿Querés conocer otros libros del autor?

 

 

 

El libro que te vamos a presentar es uno de los más amados de toda la colección de Los especiales de A la orilla del viento. Quienes hayan entrado al mundo de su autor, Chris van Allsburg, saben que es un genio adorablemente maniático y detallista que crea unas imágenes asombrosas. La historia en sí tiene un final sorprendente, a pesar de todos los indicios que el autor coloca desde el comienzo. Aunque pensándolo bien, ¿por qué debiera uno sorprenderse de lo que haga una escoba mágica cuando en la mismísima primera página se entera de que una bruja la ha desechado? Eso es lo genial del mundo que crea Van Allsburg. ¿Entramos?

 


Las escobas de las brujas no son eternas. ¿Ustedes creían que sí? En nuestro tesoro de maravillas encontramos esta historia que comienza cuando una bruja se desploma desde el cielo, claro, porque su escoba ha perdido la capacidad de volar (y no le avisó a la bruja).

Una solitaria y bondadosa viuda, la Sra. Mina Shaw, encuentra a la bruja magullada y ensangrentada en el medio de sus legumbres, y se la lleva a su casa para cuidarla.

La escoba de la viuda

 

La escoba de la viuda
Esta será sólo la primera de las sorpresas. Para comenzar, luego de un sueño reparador en la cama de Mina, la bruja se levanta totalmente sana y repuesta. Huye montada en la escoba de otra bruja y deja, abandonada, su vieja escoba. Con poderes o no, era una escoba, y al armario de las escobas de Mina va a parar. Hasta que la descubre en la cocina, triunfal, barriendo el piso.

 

¡Muy bien diez, felicitado! La escoba parece ser una alumna excelente, en poco tiempo barre con ímpetu, da de comer a las gallinas, acarrea el agua, trae la vaca, hacha la leña y hasta aprende sencillas melodías en el piano (como imaginarán, las toca tecla por tecla, como puede hacerlo una escoba).
La escoba de la viuda

 

La escoba de la viuda
Esto es algo maligno, maligno -dice el señor Spivey, el vecino de Mina-. Los hombres del pueblo temen que la escoba sea obra del demonio. No importa que sus mujeres parezcan deleitadas con la idea de tener una ayudante tan eficiente. Entre la envidia y el temor, los hombres no se pueden sacar de la cabeza la idea de su peligrosidad.

 

 

Hasta los niños parecen de acuerdo. Los hijos del señor Spivey provocan la ira de la pacífica escoba mientras hace lo que más le agrada... barrer (recordemos que, después de todo, sigue siendo una escoba). ¡No se salva ni el perro! En verdad se salva, pero de eso los lectores nos enteramos recién unas cuantas hojas después.

Esto será suficiente para que los hombres del pueblo le recriminen a Mina que su escoba haya atacado a los niños y al perro. Mina, apenada, consiente en que se lleven su temida escoba que duerme plácida en la armario. ¿Qué será de la escoba? ¡Cenizas! Los hombres la prenden fuego. ¿Habrá vuelto la normalidad al poblado?

La escoba de la viuda

 

La escoba de la viuda

Una mañana, Mina corre a buscar a sus vecinos. Vio en el bosque, de noche, al fantasma de su escoba. Por supuesto, el señor Spivey no le cree, hasta que otra noche el fantasma de la escoba ronda la casa y golpea a su puerta. No hace falta más: por la mañana toda la familia huye despavorida.

Esa noche Mina duerme al compás de sencillas melodías tocadas en el piano, un suave golpecito en su hombro la despierta. Es su escoba, no el fantasma, todavía con un poco de pintura blanca encima.

 

 

Un espacio creativo: el sitio www.chicosyescritores.com

En este sitio los lectores se pueden encontrar con los autores, ¡al menos a través de Internet! Allí, los chicos aportan ideas, discuten los argumentos, opinan sobre los personajes y las historias en las que están trabajando reconocidos autores. Ya participaron Isol y Francisco Hinojosa, entre otros.

chicosyescritores.org

Además, tres veces al año se organizan concursos de escritura para niños y jóvenes. Ya se cerró el Segundo Concurso 2007: Un final para este cuento. Pero todavía está abierta la votación para todas las categorías.

Entrá en www.chicosyescritores.com, leé los cuentos que escribieron otros chicos y dejá tu voto.

 

Conocé las colecciones para niños y jóvenes de Fondo de Cultura Económica:


hasta la próxima

Hago de voz un cuerpo

El próximo mes estaremos rodeados de promesas de primavera. Y con esas promesas, vendrán las ganas de leer, escribir y escuchar poesía. De los pies a la cabeza, de las uñas a la lengua, quince poetas unen su voz para formar un solo cuerpo con poemas. Y ese cuerpo tiene forma de libro, es Hago de voz un cuerpo, y lo vas a conocer con el próximo boletín.

bravo!!

 

 

Para acercarnos tus sugerencias y opiniones, nos podés escribir a  alaorilla@fce.com.ar y si te gusta, esperamos que recomiendes este boletín a tus amigos, familiares y conocidos.