A la orilla del viento
 
latizq este boletín novedades agenda recomendados nuestros libros otros boletines
latizq este boletin novedades agenda catalogo otros boletines
  perrito con altoparlante

recomendados

 


El sapo que no quería comer

El sapo que no quería comer

Martha Sastrías / Francisco Nava Bouchaín (Texto / Ilustraciones)

Los especiales de A la orilla del viento, 1998
Tapa cartoné, 21 x 27 cm, 36 pp. Color

$ 36,00 Comprar

 

 

 

Canelones de verdura no, porque no te gusta la acelga; sopa tampoco, porque te impresionan los fideos que flotan. El pescado no, porque es muy blando; la carne del estofado menos, porque es muy dura. Fruta, poca, sólo bananas o frutillas, y si vienen con crema. En fin, si sos un poco quejoso con la comida, no abras este libro. El rey Sapo de esta historia es un personaje bastante caprichoso que si fuera un ser humano le gustaría comer exclusivamente milanesas con papas fritas.

 


 

El rey Sapo casi parece un mal educado. Lo han invitado desde lejos, desde el palacio de la reina Tortuga, y todos los intentos por hacerle comer exquisitos platillos, fracasan.

El rey Sapo

 

El rey Sapo rechaza toda la comida

 

Le ofrecen carne de cordero con hongos silvestres, pescado de los estanques del reino, fruta fresca de las huertas de la comarca, el mejor arroz traído de la China y ninguno de estos manjares resultan tentadores para el rey Sapo. Este invitado no habla, sólo rechaza la comida, mira para otro lado y retira lejos el plato.

 

 

¡La pobre anfitriona está que desespera! Llena de preocupación al ver que el rey Sapo no come, manda a llamar -de a uno por vez- al doctor de la corte, al especialista en garganta, a un curandero que todo lo alivia, a la hechicera que sana los males de amor y, por último, al médico de cabecera del rey Sapo.
La hechicera del pueblo

 

 

¡Al rey Sapo le gustan los insectos!

El médico del rey Sapo, de inmediato, supo cuál era el mal. "El rey es tan tímido, explicó, que no se atreve a decir que su menú consiste en insectos por la mañana…, insectos por la tarde…, insectos por la noche".

 

Lo siguiente fue un gran festín para el hambriento rey: sopa de libélulas, chapulines rellenos, omelet de mosquitos y otras delicias. Todos parecen felices de verlo comer, especialmente la reina Tortuga. Pero las gentilezas se devuelven, y a una amable invitación se responde con otra.

 

El médico le advierte al rey Sapo, que tenga cuidado cuando invite a la reina Tortuga a su palacio porque...
¿a qué no saben cuál es el platillo favorito de la reina Tortuga?

Nuestra reina Tortuga parece una tortuga de agua, y como corresponde, bastante carnívora.

¡La reina Tortuga es carnívora!

 

 

En el bosque

En el bosque

Anthony Browne

Los especiales de A la orilla del viento, 2004
Tapa cartoné, 28 x 25,5 cm, 28 pp. Color

$ 34,00 Comprar

 

Este libro es un auténtico libro juego con la firma inconfundible de Anthony Browne. Cada página tiene mucho para leer y contiene también muchas otras historias. ¿Cuál es el paisaje que alberga las historias más conocidas de la infancia? ¿Acaso no es el bosque? El bosque de hojas crujientes, que encierra secretos, peligros, seres fantásticos y todos, pero todos nuestros temores. Como buen juego, se lo puede jugar siguiendo distintas rutas, distintas reglas. Aquí les proponemos algunas ideas para jugarlo/leerlo:

 

Primer juego: leer el relato, en el sentido tradicional

El niño de esta historia tiene el peor de los temores: que su papá no vuelva a su casa. No es para menos, esa mañana quiso que su mamá le dijera cuándo regresaría su padre, pero ella puso cara de no saberlo.

Cuando la madre le da una canastita con comida para su abuela enferma, el niño desobedece un sabio y antiguo consejo, toma el camino más corto, el que atraviesa todo el bosque.

¿Canastita con comida?, ¿abuela enferma?, ¿no tomar el camino del bosque? ¡Claro que todo esto suena familiar!

 

En un comienzo, nuestro personaje muestra siempre unas pequeñas zapatillas rojas, bien rojas. Por el camino que se interna en el bosque, se encontrará con otros personajes que resultarán muy familiares: una niña con trenzas doradas, dos hermanitos abandonados.

Entre los hallazgos, encontrará un abrigo, una caperuza roja, y así abrigado golpeará la puerta de la casa de su abuelita...
¿quién estará esperando del otro lado?

¿Quién estará del otro lado?

 

Pero los personajes y los objetos más interesantes de atrapar están dispersos en lo profundo, en las sombras, en el suelo. Y aquí viene el segundo juego, que se puede hacer siguiendo otras reglas o buscando un poco de todo, pero especialmente, buscando aquellas huellas y señales que no estén en el relato.

 

Segundo juego: leer las imágenes, leer los colores

¿Notaste que, a veces, las ilustraciones son a todo color, y otras, en blanco y negro, y que el niño de la historia es lo único que aparece en color? ¿Por qué creés que pasa esto?

Una noche me despertó un ruido
Extrañaba a papá


La niña de trenzas doradas El niño con la caperuza roja
La niña de trenzas doradas

 

 

Leer las sombras, las manchas

¿Notaste que en el camino, la sombra del niño forma una figura bastante conocida de los cuentos maravillosos? ¿Por qué no mirás con atención las manchas de la vaca? Vas a ver que no son sólo borrones.

La sombra del niño
Las manchas de la vaca

 

 

Tercer juego: encontrar personajes, objetos e indicios de otras historias

Si te gusta jugar a ser un detective, con este libro te podés recibir de súper detective. En la ilustración que muestra una vaca, que viste antes, podés encontrar también pequeños, un ciervo, un cerdito. En la página donde se ve a la niña de trenzas doradas (¿recordás cómo se llama este personaje?), podrás encontrar, lejos, a los tres ositos, una casita en el bosque, y muchas caras y formas extrañas en los troncos.

Cuando el niño sale corriendo con el abrigo rojo deja a sus espaldas una rueca, una calabaza, un zapatito de taco, una llave, un príncipe a caballo, una torre de la que cuelga una cuerda, un gato con botas. ¿Recordás a qué cuentos pertenecen?

Por último, y para los expertos lectores de todas las edades y los conocedores del “mundo Browne”: ¡leer todo junto! Mirar todo a la vez y saltar como ranita de nenúfar en nenúfar (o si lo preferís, de irupé en irupé).

 

Conocé las colecciones para niños y jóvenes de Fondo de Cultura Económica:


hasta la próxima

En estas vacaciones, te deseamos los días más amables y descansados. O los días más agotados de jugar, nadar, leer y pasear. Aquí van unos versos para que te hagas a la mar:

Ripios y adivinanzas del mar

¡Ay, pero qué pena!
Sobrándole tanto el agua,
el mar se lava la cara
con pura arena.

¡Mira qué fiesta:
sobre las rocas
miles de focas
duermen la siesta!

Con circunspección coqueta.
elegantes y muy finos,
van, vestidos de etiqueta,
los pingüinos.

Y con estas adivinanzas que te seleccionamos del libro Ripios y adivinanzas del mar, de Fernando del Paso e ilustrado por Jonathan Farr, nos despedimos. ¡Hasta pronto!

  1. ¿Cuál es el mar más bonito?
2. ¿Cuál es el mar que se deshoja?
3. ¿Cuál es el mar más noble?
4. ¿Cuál es el mar musical?
5. ¿Cuál es el mar que vive en otro planeta?
6. ¿Cuál es el mar más seco?

 

Respuestas:1. La MARavilla. 2. La MARgarita. 3. El MARqués. 4. La MARimba. 5. El MARciano. 6. El MARchito.

¡¡bravo!!

 

 

Para acercarnos tus sugerencias y opiniones, nos podés escribir a  alaorilla@fce.com.ar y si te gusta, esperamos que recomiendes este boletín a tus amigos, familiares y conocidos.